La causa de la talla baja es la desnutrición crónica Correo electrónico

tallabajadesntrLa Paz, 9 de noviembre de 2009. En La Paz, de cada 100 escolares de los niveles iniciales, primarios y secundarios, 53 son de baja estatura según el estándar de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

La jefa de la Unidad de Alimentación Complementaria Escolar de La Paz, Gabriela Aro Soria, señaló que ése es el resultado de un estudio realizado a los 168.761 escolares de cuatro a 18 años de edad de los tres niveles escolares del municipio.

 

 

El estudio “Patrones de crecimiento 2007”, de la OMS, es el parámetro que la organización propone al globo.

 

En ella indica, por ejemplo, que un menor de cinco años debe medir entre uno y 1,20 metros; uno de seis años, entre 1,05 y 1,25 metros; uno de siete años, entre 1,10 y 1,30 metros; uno de ocho años, entre 1,15 y 1,40 metros.

 

La investigación se llevó a cabo entre 2005 y 2006 y se ciñó a los parámetros de la OMS.

 

Otro estudio de la Alcaldía, realizado entre enero y septiembre de este año, encontró que, de 97 bebés de seis meses a dos años de edad, el 42 por ciento sufren de baja estatura.

 

Este último estudio tomó como muestra a menores de los hogares del macrodistrito de Cotahuma.

 

Ambos estudios establecen que los problemas de baja estatura son consecuencia de la desnutrición crónica.

 

El último resultado preocupa a la Alcaldía paceña porque ésa es la edad ideal para corregir el problema de desnutrición que influye sobre la talla del bebé, niño o adolescente.

 

De la misma forma opina el nutricionista José Cárdenas, quien explicó que entre los seis meses y los dos años de edad se debe corregir la nutrición del pequeño para que alcance una talla estándar del mundo.

 

La OMS explicó recientemente que todos los niños nacidos en cualquier parte del mundo que reciban una atención óptima desde el comienzo de sus vidas tienen el potencial de desarrollarse en la misma gama de tallas y pesos.

 

Los valores obtenidos fueron comparados con las curvas de referencia desarrolladas por el National Center for Health Statistics (NCHS) y recomendados por la OMS, señala un extracto de la publicación de 48 páginas que lleva el título “Perfil epidemiológico del escolar 2005-2006”.

 

Marcia Mendieta, nutricionista del Desayuno Escolar, explicó que la baja estatura derivada de la desnutrición crónica de un escolar de entre cuatro y 18 años es difícil de revertir.

 

Pero la mejora del peso, que es consecuencia de la desnutrición aguda, se puede superar en más corto tiempo que la desnutrición crónica. Por ejemplo, la talla baja de un adolescente de quince años puede revertirse, pero no en la medida que se quisiera.

 

La talla que debería tener según los parámetros de la OMS no la va a recuperar pese a los tratamientos, pero sí podría ser un poco más alto sin llegar a tener la talla esperada.

 

Sin embargo, en La Paz, según datos de la Alcaldía, los niños de esa edad miden menos de esos parámetros, en porcentajes variables.

 

Según la explicación de los nutricionistas al cargo de las evaluaciones, la desnutrición crónica de los niños de cuatro a 18 años es el problema de su baja estatura.

 

Los especialistas recomiendan que la edad ideal para corregir la baja estatura sea el periodo de entre seis meses y dos años.

 

Según el estudio realizado a 168.761 escolares paceños, quienes más sufren de baja estatura son las niñas (61,7 por ciento) con respecto a los niños (44,7 por ciento).

 

Además de la desnutrición crónica (baja estatura), la desnutrición aguda (media por el peso y la talla) es de 9,6 por ciento.

 

La Alcaldía realiza un trabajo de seguimiento de la estatura de los estudiantes mediante la carnetización escolar en el que los especialistas llevan el control y monitoreo de la talla.

 

El control de la talla de los escolares es llevado mediante cartillas personales con los nombres de cada niño o adolescente. Ese documento es archivado posteriormente para cualquier consulta.

 

Además, dota a los alumnos de todos los niveles de un suplemento de vitamina A, para mejorar el sistema inmunitario, y de sulfato ferroso, para prevenir la anemia.

 

El “Perfil epidemiológico del escolar” fue elaborado con el objetivo de contar con información actualizada del estado de salud de la población en edad escolar.

 

Propone que sirva como un importante insumo para elaborar políticas y programas adecuados y pertinentes acordes con la realidad de La Paz.

 

Un problema que afecta a los niños, además de la baja estatura -advierte la publicación-, es que el grupo escolar padece afecciones de boca y garganta: de cada 100 niños, cerca de 80 tienen caries dental.

 

Por ello, los expertos aconsejan a los padres de familia no olvidarse de la caries dental de los escolares.

 

La Unidad de Alimentación Complementaria publicará a fin de año el segundo trabajo del “Perfil epidemiológico del escolar”, que abarca el periodo 2006 y 2009.

Consulte:

 noticiabajopeso01   noticiabajopeso02   noticiabajopeso03

   

La estatura pequeña puede corregirse sólo entre los seis meses y los dos años

 

Patricia Gómez, trabajadora social del Programa de Atención Integral de niños de seis meses a dos años de edad del municipio de La Paz, dijo que es en ese rango etáreo en el que se puede corregir la baja estatura.

 

Entre enero y septiembre de este año, la Alcaldía realizó un estudio con 97 bebés de seis meses a dos años del macrodistrito de Cotahuma para medir la desnutrición crónica (relación talla y edad).

 

La investigación arrojó como resultado que el 42 por ciento padece de baja estutura.

 

El mismo estudio se realizará en los próximos meses en toda la ciudad de La Paz y comenzará por las laderas de la urbe.

 

La trabajadora social puso como ejemplo el caso de la niña Nicole S.M., de 18 meses de edad, cuyo primer control data del 19 de agosto, cuando medía 74,6 centímetros, considerada como una talla baja.

 

En septiembre continuaba con la talla baja de 74,8 centímetros. No obstante, para el 28 de octubre la bebé llegó a medir 78 centímetros, considerada una talla normal por la OMS.

 

El nutricionista José Cárdenas señaló que el trabajo también consistió en la capacitación de las madres. “Cuando una madre de familia da de lactar tiene que tomar muy en cuenta cómo el niño debe lactar o agarrar el pezón; son dos cosas fundamentales que van a influir para que crezca”.

 

Otro factor que informaron a las madres es la alimentación complementaria porque las mamás no saben la edad de inicio ni la cantidad ni la calidad de alimentos que deben proporcionar a sus hijos. “A partir de los seis meses la madre le debe dar al niño papa y camote, y leche materna hasta los dos años de edad”.

La OMS dice que todos pueden alcanzar una talla estándar

 

El nuevo Patrón de Crecimiento Infantil de la OMS, publicado en 2006, para niños de seis meses a dos años de edad, confirma que todos los niños, nacidos en cualquier parte del mundo, que reciban una atención óptima desde el comienzo de sus vidas tienen el potencial de desarrollarse en la misma gama de tallas y pesos, según un boletín de la OMS.

 

Existen diferencias individuales entre los niños, pero en cada región y en el mundo la media de crecimiento de la población es notablemente similar.

 

Por ejemplo, los niños de la India, Noruega y el Brasil registran patrones de crecimiento similares si se les proporcionan las condiciones para un crecimiento sano en la primera infancia.

 

El nuevo patrón demuestra que las diferencias en el crecimiento infantil hasta los cinco años dependen más de la nutrición, las prácticas de alimentación, el medio ambiente y la atención sanitaria que de los factores genéticos o étnicos.

 

Mediante este nuevo patrón, los padres, médicos, encargados de formular políticas y defensores de los niños podrán determinar cuándo se satisfacen o no las necesidades de nutrición y atención de salud de los niños. La subnutrición, el sobrepeso y la obesidad, así como otras condiciones relacionadas con el crecimiento, podrán entonces detectarse y abordarse en una fase temprana.

 

“El Patrón de Crecimiento Infantil de la OMS proporciona nuevos medios para ayudar a cada niño a aprovechar las mejores oportunidades de desarrollo en los años más importantes de su formación”, señala el doctor Lee Jong-wook, director general de la OMS.

 

“En este contexto, el patrón permitirá reducir las tasas de mortalidad y enfermedad de lactantes y niños pequeños”.

 

La nueva guía es el resultado de un estudio intensivo que la OMS inició en 1997 con el fin de desarrollar nuevos criterios internacionales de evaluación del crecimiento físico, el estado nutricional y el desarrollo motor de todos los niños, desde el nacimiento hasta los cinco años.

 

La OMS y su principal asociado, la Universidad de las Naciones Unidas, realizaron un “Estudio multicéntrico sobre el patrón de crecimiento”, un proyecto internacional de base comunitaria en el que participan 8.000 niños del Brasil, Estados Unidos, Ghana, India, Noruega y Omán.

 

Quienes participaron en el estudio se seleccionaron sobre la base de un entorno óptimo para el crecimiento apropiado, a saber: prácticas de alimentación recomendadas para lactantes y niños pequeños, buena atención de salud, madres no fumadoras y otros factores relacionados con buenos resultados de salud.

 

Desde finales del decenio de 1970 se ha utilizado la tabla de referencia de crecimiento del National Center for Health Statistics/OMS para evaluar el crecimiento de los niños.